Amy Winehouse: La voz que llegó antes de tiempo

0

No es fácil hablar de los que se fueron. Mucho menos de los que sencillamente brillaron para extinguirse demasiado rápido. Esos artistas que son estrellas fugaces, para los cuales quizá no estábamos preparados. Quizá estaban muy adelantados a su tiempo, o que fueron consumidos por el brillo de su propio éxito. Entre estas estrellas del infame Club de los 27 tenemos a Amy Winehouse, voz extraordinaria que sin duda, no debió apagarse.

El mundo de Amy Winehouse

Amy Winehouse nace en una casa judía, y desde pequeña se rodea de música. Sus tíos maternos son artistas de jazz y gracias a ello, escucha artistas que influenciarían su estilo mas adelante. Algo que siempre estuvo allí fue la rebeldía. Desde joven renegó las normas, se alejó para crear su propio camino. Que al final, sería el que la haría una artista admirada y el modelo para muchos nuevos performers.

A los 12 años, la aceptaron en Sylvia Young Theatre School de donde saldrían muchos otros artistas. Pero Amy no estaba destinada al modelo académico y ella lo sabía. Poco después de ser expulsada, y por casualidades del destino, su mejor amigo pasó su demo a una disquera. Ocurrió lo inevitable: ¡La amaron! Pronto Amy Winehouse iniciaría una vida llena de pasiones fugaces y escenarios llenos de arte.

Era una gran compositora, y con el acompañamiento de su voz de contralto, creó baladas atemporales. Una de las cosas mas sorprendentes de la voz de Amy Winehouse fue la capacidad que tuvo para llevar a las personas fuera de sus zonas de confort, tanto en letra como en sonido. Dentro de su garganta existía una historia para ser contada, un alma vieja. Muchos de los críticos que la escucharon en algún momento solo tenían una cosa que decir con respecto a ella: era única. Su forma de cantar, el soul que le ponía a cada nota, eran algo que no encuentras en casi ningún artista contemporáneo.

La luz melancólica de los escenarios

En vivo, dominaba el escenario. Era magnética. Sus pasos, no siempre estables, atraían miradas. Sentías que solo te cantaba a ti, que cada palabra que salía de su boca iba directo a ti. Entre el ambiente poco iluminado, la vibra informal y el talento que siempre había sobre las tablas de cada presentación, era fácil sentirse consumido. Y ella misma no fue la excepción de la vibra melancólica.

También te puede interesar: Hasta pronto, Discovery Bar: un post especial

La vida de Amy estuvo llena de vicios y pasiones. Apasionada por la música y el crear, la acompañó el vicio del alcohol y las drogas. Las llama de su relación on-off con Blake Fielder-Civil fue el inicio y fin de su vicioso descenso. Entre golpes, maltratos y rupturas, se inició el desastre que consumiría su vida. Todo en ella se consumió rapidamente, pero entre tanto surgieron temas como los de Back To Black. Estos aún hoy son referente de talento, de unión de estilo pero sobretodo, de apasionada construcción musical.

Amy siempre jugaba con el peligro. Desde el abuso de substancias hasta la cancelación de sus giras, su vida fue un torbelllino. Aunque no todo fue malo. La irreverencia de sus letras y su música se impuso, y le ganó numerosas nominaciones a los premios Grammy en el año 2008. Estas la convirtieron en la primera artista en ganar 5 Grammys en una noche. Y aunque no pudo cantar en territorio americano porque le fue denegada su visa por abuso de sustancias, esa noche hizo historia.

El mundo después de Amy Winehouse

Lo seguiría haciendo hasta el día de su muerte, dejando claro que no estaba limitada por nada ni nadie más que ella misma. Llenó su vida de tatuajes, sus ojos de kohl negro y su cabellera con un beehive impresionante que aún hoy la representa solo a ella. Pero sobretodo, fue una artista completa. Su voz se complementaba con su presencia, sus letras eran profundas, su presencia te transportaba.

Y ella, al final, se convirtió en una figura dentro y fuera de los escenarios. Tropiezos, caídas, risas y buenas intenciones estaban en su día a día y los problemas que arrastraba a veces eran consumidos en una botella o algún narcótico. Para muchos artistas, este era el medio de escape. Para Amy era combustible. Incluso dentro de sus más profundas épocas de adicción, creaba. Construía historias y destruía patrones.

La luz tenue de su escenario se extinguió el 23 de julio de 2011. Pero su música sigue siendo una de las mejores joyas que han salido del mundo de R&B británico. Y hoy, celebrando su cumpleaños, es momento de recordar a una artista cuya voz nunca será igualada.  La Joplin moderna, la marca única del R&B. Hoy tenemos para ti algunos de sus grandes éxitos y la recordamos como la increíble fuerza musical que cambió para siempre el género.

Extra:

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...