0

Hace unas semanas le comentaba a un amigo el miedo que me daba que se estuviese muriendo mi ciudad, “ya no hay tantos eventos” le decía una y otra vez, “y los pocos que hay van exactamente las mismas 20 personas”. El joven y talentoso músico no estuvo de acuerdo y me hizo saber- con un sonrisa un poco torcida y su cabeza llena de canas que aún no alcanza los 30 años- que poco a poco las cosas están cambiando,: “ya verás, Lolita, ya veras”. 

Tomé sus palabras y decidí averiguar si su afirmación era cierta.

Esta conversación coincidió con lo que se ha convertido en un muy popular texto del periodista venezolano Alonso Moleiro en el que afirma que nuestra capital ha muerto, y que a mi, como a muchos, me dio una estrujada al corazón al pensar que la ciudad en la que escogí hacer mi vida, poco a poco pierde sus signos vitales.

Caracas pierde su hemodinamia, se desconfigura su furia. Se achatan sus signos vitales. Se le van las vitaminas. Se extinguieron sus defensas, Sus calles se vacían”. Es parte del texto de “Caracas ha muerto” de Alonso Moleiro.

Por esta razón decidí acercarme a Anda a la Calle, lugar en el que el mismo Alonso estaría explicando su punto de vista, esperando obtener respuestas a la incógnita sobre mi ciudad.

El sábado 17 de Agosto fue el día Internacional del Peatón, por lo que Territorio Hub y -udad (si con S) VE organizaron la segunda edición de Anda a la Calle, un proyecto que busca ensayar e imaginar de forma temporal una Caracas más inclusiva, democrática y humana, reivindicando al ciudadano como el único protagonista de la ciudad.

Cerrando parcialmente la Avenida Principal de Las Mercedes desde el CVA hasta la plaza del Concejo Municipal, la calle fue utilizada como escenario de propuestas teatrales, galería de arte, playa urbana, performance, conferencias y conversatorios, mercado urbano, foodtrucks, y por supuesto, sala de conciertos. 

En Pal’Toque comenzamos la tarde en una ciudad en la que se cree se tiene que dormir temprano porque la noche lo que trae es angustia, con covers de The Police, AC/DC y Eric Clapton con los chicos de 1984, recordándonos cómo eran las noches de nuestra época en El Molino, La Belle Époque o el Teatro Bar. Revisamos las decenas de libros de la biblioteca móvil de Que Leer Libros, una propuesta que personalmente amé con locura (te llevas un libro, lees el libro, devuelves el libro- pueden verlos en @queleer y si tienes alguno que donar, por favor no lo dudes).

 

Hablamos con los voluntarios de Alimenta La Solidaridad Petare, fundación que se encarga de alimentar a más de 2.000 beneficiarios y que recibirá una gran parte de las ganancias de los Foodtrucks que participaron en la propuesta, bailamos con los ritmos étnicos de Musanostra bajo la lluvia y nos sentamos a escuchar con atención a Graciela Beltrán quien compartió organizaciones que hacen vida en Caracas, Francisco Paul, uno de los genios detrás del evento de ayer, Pedro Méndez incansable luchador y defensor de la ciudad, Batita González con su punto de vista de la nueva generación que no conoció a la Caracas que muchos creen muerta y que hace que la que tenemos se sienta viva, a mi heroína personal Naky Soto quien contó cómo en segundos se pueden cambiar impresiones al escuchar las historias de los que nos rodean (y a quién me dio mucha vergüenza pedirle una selfie y pase la noche arrepintiéndome) y por supuesto, Alonso Moleiro, quien fue el que comenzó este debate en la Esquina de Ideas: “¿Caracas Viva o Muerta?” e invitó a sumar y construir la Caracas que el amo y con la que sueña.

Abogando por una nueva vida artística, cultural y nocturna, nos quedamos hasta el final de la noche viendo a 4 chicas danzar bajo la lluvia en medio del tráfico, escuchando a Los Delorean en formato acústico y con la sorpresa de Song3 que al tener a su cuatrista de viaje creó Ecolecuá, nueva integración que sumó al bajista Ray Mariño de LaFleur y el guitarrista Fernando Bosch de Mr. Bosch and The Bluetones en una especie de Jamming entre lo que pareciera ser los mejores músicos de la ciudad.

Alonso afirmó en su texto que Caracas ha muerto, pero al finalizar del día no lo vi tan convencido- ya que fue un día en el que ni siquiera la lluvia pudo detener el fervor del caraqueño de apropiarse de sus calles, de creer que si se puede, y que nosotros mismos somos los que mantenemos nuestra ciudad con vida, sólo si así lo queremos, mientras sigamos saliendo, cantando, y bailando a su son caótico, aún si la lluvia, las miles circunstancias o el régimen, amenaza con detenernos.

Quiero finalizar con las palabras de Batita González quien se atrevió a darle una respuesta contundente al texto de Alonso, pues como ella, yo no conocí la Caracas que muchos afirman murió, y no por no tener la edad, sino por ser una más de los miles de extranjeros que al enamorarnos del ruido, los “mami”y “mi reina”, el Ávila y su grandeza, y si, de su furia avasalladora, hemos decidido quedarnos en Venezuela. 

Es por esto que como Batita, y como cada una de las personas que ayer tuvieron la dicha de disfrutar de este magnífico evento, no solo me quedo aquí, sino que decido salir, aportar y apoyar, desde la esquina que pueda.

 

Caracas sigue viva y seguirá, incluso cuando algunos insistan en matarla 24/7, en sus páginas, en sus tuits, en sus conversaciones. Sigue viva en el latido de quien se levanta y monta un negocio, apuesta por su emprendimiento, manda a su chamo al colegio. Sigue viva en esos jóvenes que entendimos que no podemos hacernos carceleros de nuestra juventud y, sin tener nuestra suerte, salimos.” Beatriz González

No Alonso, Caracas no ha muerto, ni morirá. 

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lola Mirt
Redacciones desde mi punto de vista de lo que pasa en nuestra ciudad y la música. Honesta, Irreverente, desafiante.

Musanostra regresa a Caracas para estrenar el videoclip de «Dos Cafés»

Previous article

CUANDO LOS 90s ATACAN presenta REGRESO A CLASES 2

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Crónicas