¿Dónde están los ladrones de las letras de Shakira?

Los versos de la Shakira pelinegra persisten a través del tiempo

Al nombrar a Shakira, hay dos tipos de personas: Quienes se imaginan a la chica pelinegra de antes o a la rubia de ahora. La mutabilidad de la colombiana ha sido incesante y no sólo se refleja en su imagen, sino en el tipo de música que produce: los sonidos que recrea y las letras que dan vida a su imaginería lírica distintiva.

Al inicio de su carrera artística, la colombiana se destacó por la irreverencia, sinceridad y, muchas veces, la ironía de las letras que creó. Esto se vislumbra a partir de su álbum ‘Pies descalzos’ (1995), el tercer título de su trayectoria fue el que finalmente se convirtió en su descubrimiento ante el mundo musical latinoamericano, ya que le permitió revelarse luego del fracaso comercial de sus álbumes ‘Magia’ (1991) y ‘Peligro’ (1993).[1]

En medio de un disco de ritmos e intenciones más bien monótonas, los versos del álbum ‘Pies descalzos’ son los grandes protagonistas. En él se muestra a una joven de tan sólo 18 años que habla frecuentemente sobre el amor pero que, en el tema homónimo del disco, devela una intensa crítica social a la sociedad colombiana (y latinoamericana) de ese momento, que se puede extender a nuestro presente.

<< Saludar al vecino, acostarse a una hora

Trabajar cada día para vivir en la vida

Y contestar solo aquello y sentir solo esto

Y que Dios nos ampare de malos pensamientos

Cumplir con las tareas, asistir al colegio

¿Qué diría la familia si eres un fracasado?

Y ponte siempre zapatos, no hagas ruido en la mesa

Usa medias veladas y corbata en las fiestas >>

Aunque en el resto de los temas el amor sea el asunto central, llama la atención la forma en la cual Shakira lo plasma. Por ejemplo, en la canción “Estoy aquí” es notorio el despecho porque su amado se fue y no regresará, Shakira se ahoga <<entre fotos y cuadernos, entre cosas y recuerdos >>, y dibuja así una escena en donde puedes sumergirte con ella a nadar (al ritmo del pop) entre todo el dolor por la pérdida de su amor.

Además, entre retazos se descubren versos que tienen ritmo y melodía por sí solos, sin necesidad del acompañamiento musical. Una muestra de esto es el tema “Se quiere, se mata”:

<< Y de sus propios instintos

No escaparon con suerte

Con el fuego por dentro

Y las hormonas presentes

Por la ley del magneto

Se acercaron los cuerpos >>

O también, “Te necesito”:

<< Ya no sé si he vivido diez mil días

O un día, diez mil veces

Y te sumo a mi historia

Queriendo cambiar las pérdidas

Por creces >>.

Luego, con 21 años, Shakira lanzó su mejor disco hasta la fecha: “¿Dónde están los ladrones?” es un álbum emocionante, bastante enérgico en comparación a otros de su género y época, con elementos de rock, una percusión sorpresiva por la inclusión de elementos latinoamericanos (también árabes, en el caso de “ojos así”), una voz mucho más amalgamada con el resto de la banda, y diversos ambientes contrastantes en cada tema, lo que escapa de la generalidad del pop comercial (que acostumbra tener 2 ambientes repetitivos: coro y estrofa), y compensa de muy buena manera la monotonía armónica.

La evolución de sus letras también es notoria. Más allá de quedarse << ciega, sordomuda >> frente al esqueleto de la persona que le atrae, Shakira toma elementos cotidianos para crear imágenes inusuales. Por ejemplo, en la canción “Si te vas” predice lo que pasará a la nueva amante de su amor:

<< Toda escoba nueva siempre barre bien

Luego vas a ver desgastadas las cerdas

Cuando las arrugas le corten la piel

Y la celulitis invada sus piernas >>

O toma a la figura de Dios, en “Octavo día”, y lo convierte en uno más de nosotros: Una persona que podría, en cualquier momento, renunciar a su trabajo y tomarse vacaciones. Total ironía.

<< Si a falta de ocupación

O de excesiva soledad

Dios no resistiera más

Y se marchara a otro lugar

Sería nuestra perdición

No habría otro remedio más

Que adorar a Michael Jackson

A Bill Clinton o a Tarzan >>

De hecho, las representaciones que dibuja la colombiana algunas veces no tienen conexión aparente y aún así establecen claras pinturas en nuestra mente, como en “Ojos así”:

<< Ayer conocí un cielo sin sol

Y un hombre sin suelo

Un santo en prisión

Y una canción triste sin dueño >>

Y aunque el centro de este álbum no sea el amor, también se encuentran momentos de amor (o desamor), como en “sombra de ti”:

<< Debes saber

Que hay pedazos de tu boca sin querer

Regados por aquí >>

Además, en este disco nos muestra sus convicciones filosóficas:

<< No creo en Carlos Marx

No creo en Jean Paul Sartre

No creo en Brian Weiss >>

En el resto de la discografía de Shakira hay algunos de los elementos líricos ya mencionados, sin embargo, no forman parte del escenario central, ya que la cantautora optó por realizar música más simple, que sea fácilmente digerible por una mayor audiencia, y con presencia de ritmos más agresivos, en busca de que la gente “mueva el pie”, lo que afectó también a sus versos ¿Serían los ladrones del segundo disco quienes se robaron sus letras posteriores?

Una de las canciones que me atrevo a excluir del conjunto tiene por nombre “Hay amores”, la cual fue escrita para el soundtrack de la película “Love in the Time of Cholera” (2007), con la colaboración del músico y compositor argentino Pedro Aznar.

A fin de cuentas, en “Pies descalzos” y “¿Dónde están los ladrones?” Shakira muestra que saber plasmar palabras también forma parte de la labor del artista musical. De hecho, la música se compone de ritmo y melodía, tal como la poesía, y justamente el aporte de las letras permite la creación de imágenes que recrean mundos completos a través de nuestra mente.

[1] Diego, Ximena (2001), Shakira: Mujer llena de graciaNueva YorkNueva YorkRandom House MondadoriISBN 9780743216234OCLC 47136640

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.