Festival de la Lectura 2016: Una semana entre hojas

            Caracas es una ciudad llena de caos. De eso no hay duda alguna. Una jungla de cemento que predispone un tablero con sus propias reglas y leyes, donde desobedecerlas, o siquiera pensar en salirse del juego, podría resultar extraño; contraproducente.

            En una ciudad en donde la falta de eventos culturares se ha arraigado en los últimos tiempos, obligando a los citadinos a resguardarse contra su voluntad, la alcaldía de Chacao, en conjunto esfuerzo con varias empresas, nos trajeron un respiro a la mal llamada rutina, brindándonos una semana interesante entre hojas y tapas duras.

            El Festival de Lectura 2016, esta vez en su octava edición, se realizó en la inmediaciones de Plaza Altamira desde el pasado jueves 21 de Abril hasta el 1ro de Mayo, desplegando por todo el lugar un sinnúmero de stands y actividades para todos los gustos, tanto para los afanados lectores, como para aquellos que querían pasar un rato agradable, diferente y, sobretodo, disfrutar de una Caracas diferente y tranquila.

Festival de Lectura 2016

            Las principales editoriales del país, quienes han venido sobrellevando la crisis del papel, y por lo tanto reduciendo el número de títulos publicados hasta la fecha, hicieron acto de presencia de la mejor manera. Santillana (sello LoQueLeo), COBO, Estilete, Libros de Fuego (recientes ganadores del Premio Latinoamericano de Diseño Editorial), Ekaré, Planeta, Ediciones B, Alfaeditorial, PuntoCero, entre otras, nos brindaron sus nuevas patentes, enfocándose básicamente en trabajos  nacionales, hechos en casa, demostrando que aún queda un mercado para la industria en nuestras tierras, además de proporcionarnos múltiples conversatorios con los mismos autores a lo largo de la semana, entre los cuales podemos destacar la charla acerca de Literatura juvenil y mitología con Frank Salcedo y Roberto Echeto, la presentación de La navaja de Ockham de Rafael Arraiz, el homenaje al maestro Serafín Mazparrote por parte de Biosfera Editorial, la tertulia del título La más fiera de las Bestias con Gisela Kozak, el lanzamiento de Atrapada de Maria Isoliett Iglesias, obra que destacó sin duda alguna por su concepto y vivacidad al tratar el tema del autismo. Disculpas de antemano, porque sé que se me escapan muchísimas actividades en el pabellón infantil, donde los pequeños pudieron escuchar breves historias dedicadas a la imaginación y a la niñez.

Feria del Libro 2016

            A pesar de la lluvia que en varias ocasiones se empeñó por entorpecer el evento, también pudimos disfrutar del debut a la feria de la editorial Madera Fina, sumándose al apretado catálogo. Destacamos la entrega del premio de Poesía Joven Rafael Cadenas a Willey Mckey con su obra Canto 14, la cual se alzó por encima de 600 manuscritos en el certamen. A su vez, Ediciones B junto a Hector Torres y Beatriz Rosados aprovecharon la ocasión para dar las bases de su próximo concurso dentro del género de narrativa y novela.

            Un detalle interesante que vale la pena acotar, y que me llamó mucho la atención, fue un pabellón central, el cual estaba dedicado exclusivamente a la obra de Cervantes, Don Quijote de la Mancha. Dicho puesto se mantuvo durante todo el festival, prestando charlas y lecturas al respecto, y recordando que este año se llegó al 400 aniversario de la publicación de las aventuras del hidalgo.

            Para aquellos que no son muy amigos de las grandes editoriales, ni de los títulos recién salidos del horno, podían adentrarse en los stands restantes de la plaza, los cuales eran alrededor de unos 60, quizás más. La variedad era impresionante, sin contar además de la calidad/precio que nunca se deja de lado a la hora de seleccionar el afortunado libro te podías llevar a casa. Yo personalmente pude adquirir varios para mi colección, y a un muy buen costo. Desde autores clásicos de la literatura como lo son Julio Verne, Stevenson, Arthur Conan Doyle, hasta los más contemporáneos como Rowling, Steven Erikson (Autor de la Saga Malaz) y Tim Severin, podías adentrarte en una verdadera búsqueda gracias a la impresionante multiplicidad que ofrecían los vendedores. Sin duda lo mejor de la feria para aquellos que ya no acostumbramos a adquirir nuestros títulos en tiendas.

            El ámbito musical no quedó de lado, ya que la tarima central nos ofreció espectáculos a la altura de un Tributo a Pink Floyd y del maestro Aquiles Baez, por mencionar algunos. La Fundación Nuevas Bandas, de la mano de Felix Allueva, nos brindó par de tremendos conversatorios de las recientes obras de Willian Padrón (A la hora Justa, referente a Sentimiento Muerto) y Gerardo Guarache (Una idea muy Obscena, referente a Zapato 3), en donde pudimos escuchar de la mano de sus protagonistas distintas anécdotas que zanjan en la historia de nuestro rock en los años 80-90.

            Finalizo, nuevamente disculpándome porque sé que hay muchísimas cosas que se me escapan del Festival, pero a su vez como lector brindo una felicitación a toda la producción del evento. El Festival de la Lectura nos permitió tomar un respiro entre el humo de la rutina y las preocupaciones. Para aquellos que buscábamos una pequeña salida recreativa, tuvimos la dicha de encontrarnos con algo más, algo que, lamentándolo mucho, hemos perdido, y me refiero sin duda alguna a lo que solíamos llamar como “Tranquilidad”. Las calles de Caracas deben ser tomadas por actividades de este tipo, instándonos a perder el miedo, a recuperar nuestros espacios y, por sobre todas las cosas, a disfrutar de lo que podríamos ofrecer como ciudad y como ciudadanos. Es nuestro deber apoyar esta clase de iniciativas, entendiendo que nuestro día a día puede tener otra cara: La Cara de la Paz.

            Nos seguiremos leyendo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.